Páginas vistas en total

Mapa visitantes del mes

Translate

sábado, 7 de mayo de 2016

CURIOSIDADES MARINAS II



Los peces que guardan sus crías en la boca




Aunque parezca sorprendente, algunos peces también encajan en lo que consideraríamos buenos padres. La mayoría de las tilapias, que son peces de agua dulce, ponen sus huevos y los guardan en la boca para protegerlos. Cuando estos eclosionan, los diminutos pececillos nadan libremente, aunque cerca de sus padres. Si surge algún peligro, el pez abre su amplia boca y las crías entran como una flecha y se esconden dentro. Cuando pasa el peligro, salen y vuelven a la normalidad.


   EL ARTE DE PROTEGERSE DEL CANGREJO




Los cangrejos se han diversificado de manera extraordinaria en relación al medio. Sin duda el más llamativo es el cangrejo ermitaño que, por no poseer caparazón propio usa uno de segunda mano y se aloja en una concha de caracol a la que va cambiando por una mayor a medida que va creciendo. En ocasiones una cangrejo corta un pedazo de esponja y la coloca sobre el caracol, la esponja por tener células independientes sigue creciendo (ver Secretos nro 17) cubriendo la concha por completo entonces, cuando el cangrejo siente la presencia de un predador se queda quieto y pasa desapercibido. Pero también puede suceder que una anémona se pegue al caracol logrando de esta manera ser transportada en busca de alimento sobre el inquieto cangrejo que le permite alojarse sobre él, a cambio de la protección que ella le brinda con sus urticantes tentáculos. Incluso cuando el cangrejo cambia de concha le da tiempo suficiente a "sus" anémonas para que se muden. La mayoría de los cangrejos ermitaños tiene por "compañero de habitación" a un pequeño poliqueto. Estos pequeños organismos marinos, semejantes en forma a una lombriz,  se desplazan por medio de pequeñas cerdas. Cuando un poliqueto se va a vivir con un cangrejo ermitaño consigue no sólo una casa segura sino también alimento ya que cuando el cangrejo come el poliqueto saca la cabeza y consume lo que su compañero deja caer. Sin duda alguna, un singular y simpático trío que se pasea despreocupadamente por el fondo del mar. 

¿Sabías qué...?
El cangrejo violinista vive en las playas tropicales llenas de barro. Cava pequeñas madrigueras en la parte de la playa que quedará en seco durante la marea baja y al llegar ésta, sale para reparar su guarida y sacar las algas del barro. Cada miembro de la colonia defiende su propio sector de terreno. Después de haber reparado su escondite y haberse procurado una buena comida, el macho se sitúa a la boca de la madriguera y cimbrea su enorme pinza que tiene un color más claro que el resto del cuerpo. Esta es una clara señal para los otros machos que deberán mantenerse alejados y para las hembras que les indica que serán bien recibidas.



  Sabías qué...?
El "pez luna" o Mola Mola es un extraño animal que puede alcanzar los 3 metros y llega a pesar hasta una tonelada. Como se dejan llevar por las corrientes de agua cálida y hay tan pocos especímenes, el encuentro entre machos y hembras es realmente raro. Por eso cuando se produce no hay que desaprovecharlo y la hembra pone 900.000 huevos. La gran cantidad de huevos, que se producen en una puesta, indican que su tamaño no puede ser grande por eso sólo tienen medio milímetro de ancho. Esto representa una particularidad zoológica ya que el alevino, al nacer, es 60 millones de veces más pequeño que su madre, esta es una cifra asombrosa sobretodo si se tiene en cuenta que el ser humano es apenas 20 veces más pequeño que sus progenitores. A pesar de ser un animal muy grande su boca es pequeña es por eso que se nutre de pequeños crustáceos, medusas y plancton. Por su gran tamaño y por tener una piel muy gruesa y rugosa no tiene enemigos naturales. Eso hace que vague lentamente por los mares sin reaccionar, ni siquiera huir, al momento de ser atacado. Los ictiólogos aducen esta falta de reacción al hecho de que un animal de 200 kg. tiene un cerebro de tan sólo 4 gramos. Es por eso normal que frecuentemente pueda confundir una bolsa de nylon, arrojada al mar accidentalmente con una medusa, comerla y morir atragantado.

  ¿Sabías qué...?
Las diferencias de tamaño entre machos y hembras de la misma especie es casi una constante en el reino animal. A veces esa diferencia se hace mucho más notable. Los machos de algunas especies de peces abisales son de tamaño mucho menor que las hembras y además viven como parásitos de ellas. Se fijan a la región ventral con sus mandíbulas y se alimentan de su sangre. O sea que la hembra, como la de la foto que lleva dos machos, no sólo  transporta sino que alimenta a sus dos cómodos maridos. Los peces abisales son los que viven a miles de metros bajo la superficie del mar, donde no llega la luz y soportando enormes presiones. La adaptación a este extraño medio ha hecho que se desarrollen formas realmente increíbles entre estos animales que suelen ser de tamaño muy reducido, en el caso de los peces, y con estrategias de alimentación ampliamente desarrolladas. Lamentablemente los seres humanos conocemos más la superficie de la luna que el fondo del mar de nuestro planeta.


  ¿Sabías qué...?
El pez vela es el más veloz de los peces marinos al alcanzar una velocidad de 30 metros por segundo lo que supone unos 109 kilómetros por hora. O sea que podría atravesar a lo largo una pileta olímpica en menos de un segundo. Esta velocidad la logra gracias a un pedúnculo caudal muy poderoso, además se supone, que la prolongación de su mandíbula superior es una ayuda para hender las aguas al favorecer su hidrodinamia. Con sus tres metros de envergadura y sus cien kilos de peso es, además, uno de los animales más elegantes del océano. Frecuentemente se lo suele confundir con el Marlín o el pez espada, con los que tiene en común sus espectaculares saltos fuera del agua, pero pertenecen a familias diferentes. Lamentablemente, está considerado como el más noble de los peces que se pueden pescar ya que ofrece una gran resistencia al tratar por medio de fuertes carreras subacuáticas y espectaculares saltos librarse del anzuelo que le perfora la mandíbula. El pescador, orgulloso de su presa, debe mantener firme el sedal para impedir que su víctima escape a la suerte a que ha sido destinada, la de un vano trofeo y un modelo para fotografiar en el muelle. En 1963 se conseguían presas con un peso promedio de 120 kg. Hoy se considera una presa excelente a la que llega a pesar 40 kg. lo que demuestra que los ejemplares que se están pescando actualmente son juveniles y que la pesca indiscriminada no permite que los perseguidos peces vela no consigan llegar a adultos.

  ¿Sabías qué...?
 Los animales marinos, a diferencia de los terrestres no pueden, por si mismos, limpiarse la piel combatiendo a los parásitos. Por ello acuden a verdaderos "centros de limpieza". En cada arrecife hay un rincón donde otros animales se encargan de esta tarea. Cada vez que un pez quiere ser limpiado se dirige a este sector y se queda muy quieto. A veces un cambio de color del pez es una clara señal de que espera un "servicio". Este hermoso pez mariposa de largo hocico está siendo "atendido" por un camarón que se encarga de picotearle los parásitos. En ocasiones estos camarones limpian las heridas de los peces comiéndose los tejidos muertos y facilitando la cicatrización. La audacia de los camarones llega a tal punto que se los ha visto introducirse en la boca de las morenas para limpiar su interior, mas allá de lo que podría creerse la morena no tiene ninguna actitud ofensiva sobre este pequeño limpiador, quizás su docilidad se base en el hecho de que necesita de él diariamente. También algunos peces pequeños se encargan de la limpieza de ejemplares más grandes. En este tipo de relación, llamada "simbiosis", los dos individuos obtienen un beneficio. El mar está lleno de hermosas historias, esta es, tan sólo una más...


  Leche de pez.
Las relaciones padres-hijos entre los peces son tan variadas que van desde el desentendimiento total del huevo recién incubado a un estado de alerta y constante protección de las crías. La mayoría de las veces es uno solo de los progenitores el que se encarga del cuidado de los huevos o las pequeñas crías. No es el caso del Discus, el más bello de los cíclidos, pez de agua dulce residente de la cuenca del Amazonas y muy popular por su gran adaptación a los acuarios. Los padres montan guardia por turno, vigilando e incubando los huevos. Una vez incubados toman con la boca a los recién nacidos y los trasladan a una superficie donde cada uno de ellos queda adherido retorciéndose al final de un corto hilo. Los alevinos comienzan a nadar libremente a los cuatro días de haber nacido.  Para alimentar a los pequeñas crías los padres segregan una mucosidad por su piel que los pequeños alevinos chupan apresuradamente. Aunque ambos progenitores pueden alimentar a las crías se toman, alternadamente, temporadas de reposo y con una sacudida de su cuerpo transfieren todos los alevinos a su cónyuge.  


  Inflarse para vivir.
  En el mar pocas estrategias de defensa son tan completas como la del "pez globo". Este extraño animal, al sentirse atrapado o amenazado reacciona inmediatamente tragando agua con lo que aumenta su volumen considerablemente hasta convertirse en una pelota. En este estado difícilmente pueda entrar en la boca de un predador. Pero, aún si éste lo tragara antes de que llegue a inflarse pagará con su vida la osadía ya que la carne del pez globo contiene un veneno mortal llamado tetrodotoxina.  

 Lamentablemente este completo método de defensa no les evita ser las víctimas de los seres humanos. Al ser sacado del agua el pez globo se infla ya que tiene la misma capacidad para tragar aire que agua. Expuestos al sol se secan conservando la forma redondeada y una vez secos se los utiliza como adorno. En China son muy populares ya que, una vez secos,  se les introduce por la boca una bombilla eléctrica convirtiéndolos en "lámparas de pez globo" a las que cuelgan de los techos. A pesar del veneno mortal estos peces son comidos con gran placer en el Japón. Con ellos se prepara el "Fugu". Un cocinero necesita poseer un certificado de una escuela especial en la que se enseña a preparar el Fugu. La intoxicación como resultado de comer pez globo mal preparado es mortal en el sesenta por ciento de los casos. Sin duda alguna un plato de alto riesgo.
               
 Las fotografías y los "Secretos del Mar" son gentileza del Sr. Tito Rodríguez, Director del Instituto Argentino de Buceo iabuceo@satlink.com  Tel. 4371- 9009.   Lavalle 1494 segundo entrepiso (esquina Paraná). Buenos Aires. Argentina