Páginas vistas en total

Mapa visitantes del mes

Translate

domingo, 23 de febrero de 2014

¿Cómo son los principales tipos de barcos pesqueros?






TIPOS DE BUQUES PESQUEROS.
En nuestras costas del mar argentino el tipo más abundante de buques pesqueros es el de los ARRASTREROS.  Como su nombre lo indica su procedimiento de pesca es mediante el arrastre de una gran red. 


 Esta red es tirada por el barco o
en pareja con otro barco arrastrero. Actualmente hay buques arrastreros que tiran de dos y hasta tres redes lo que supone disponer de una potencia enorme.  La pesca de arrastre consiste en el barrido del fondo del mar mediante redes que atrapan todo lo que encuentran a su paso. Se la considera una técnica destructiva porque captura muchos animales que no son buscados y luego se desperdician. Se usa para la captura de especies que viven en el fondo marino o cercano a él, como la merluza, el abadejo, el lenguado, etc.
A su vez, pueden distinguirse 4 tipos específicos de buques arrastreros: tangoneros, poteros, factorías-congeladores y fresqueros.




BUQUES TANGONEROS: pescan langostinos como especie objetivo. La flota en el mar argentino se compone aproximadamente de 60 barcos que están localizados en el Golfo San Jorge.







BUQUES POTEROS:  pescan exclusivamente de manera selectiva calamar. Tienen una capacidad de bodega promedio de 500 toneladas son aproximadamente 100 barcos en todo el mar argentino.





BUQUES FACTORÍAS Y CONGELADORES: procesan toda la captura a bordo (es decir, el limpiado y congelado del pescado) arrojando al mar  ejemplares juveniles y pescados sin interés comercial para ellos. Esta flota la componen aproximadamente 50 barcos en todo el mar argentino de gran capacidad de bodega (1000 toneladas) En Santa Cruz la mayoría de las empresas operan con este tipo de barcos que pueden llegar a permanecer varios meses en alta mar.






BUQUES FRESQUEROS: la flota fresquera está compuesta por más de 400 barcos aproximadamente a lo largo del mar argentino dedicadas a la captura de merluza, sus bodegas promedian las 100 toneladas por barco. Esta pesca se realiza en las proximidades de la costa, con pequeñas embarcaciones y en el mismo día salen a pescar y regresan al puerto para vender el pescado fresco. Arrojan al mar la merluza juvenil, siendo un 30 % de la captura, es decir, en 100 toneladas se arrojan y desperdician 30 toneladas)