Páginas vistas en total

FONDO MARINO

FONDO MARINO

Mapa visitantes del mes

Translate

lunes, 25 de noviembre de 2013

AVES PINGUINOS


AVES: PINGÜINOS

Ficha Técnica: PINGÜINO DE MAGALLANES (Spheniscus magellanicus)
¿Dónde se encuentran? Este ave tiene costumbres marinas pues vive la mayor parte de su vida en el mar, salvo en la época de cría que es cuando abandona las aguas y se congrega en tierra firme para anidar, estableciéndose en grandes colonias. Se asienta en las costas del sur de la República Argentina y de Chile.
En la Provincia del Chubut existen pingüineras, con gran cantidad de ejemplares, llegando a superar el millar. Se encuentran especialmente en las proximidades de Camarones. En las playas cercanas a Comodoro Rivadavia existió en una época una pingüinera y lobería, pero debido al cambio de condiciones ambientales y a la persecución despiadada y sin ningún control, los animales buscaron otras playas solitarias y lejos de la presencia del ser humano para poder cumplir con su ciclo sin ser molestados; o por lo menos combatidos, ya que son muy sociables, y cuando las condiciones son normales y el hombre les brinda su protección, se adaptan a su presencia y cumplen su cometido como si éste no existiera.

¿Qué tamaño tienen?: Su longitud es de 60 a 70 cm. y su peso de hasta 5,5 kg.

¿Cómo son sus cuerpos?:   El pingüino magallánico, al igual que el resto de las aves, y a pesar de no volar, presenta el cuerpo recubierto por plumas, pequeñas y cortas que forman como una manta que deja una capa de aire entre ellas y su piel y son impermeables con lo que se protege del frío. Además, tiene una gruesa capa de grasa debajo de su piel. Su pico es robusto, curvado hacia abajo para atrapar el alimento y de color negruzco, las patas palmeadas con cuatro dedos que terminan en fuertes uñas, una cola gruesa con glándula que produce aceite y alas, pesadas y cortas, transformadas en aletas que le sirven para nadar velozmente. Su lomo es negro y su vientre blanco, esta coloración le sirve como camuflaje pues, al mirarlo desde arriba, el dorso negro se confunde con el fondo del mar y, al mirarlo desde abajo, el vientre blanco se confunde con la luz del sol reflejada en la superficie del agua.





















¿Cómo viven?: Son animales muy gregarios, en algunos lugares se han contado colonias de hasta un millón de ejemplares. Con la llegada de la primavera en la pingûinera más grande ubicada en Punta Tombo (Chubut) cada septiembre luego de pasar el invierno en las costas de Brasil, más de 200 mil parejas de pingüinos de Magallanes arriban a Punta Tombo para reproducirse. Los primeros en llegar, generalmente al amanecer, son los machos y comienzan a limpiar y dejar impecable el mismo nido que fue utilizado por la familia el año anterior. Allí esperan el arribo de su pareja que se producirá unos días más tarde.
En el momento de la conquista de pareja y el cortejo, el pingüino macho pelea con otros que tratan de congraciarse con la hembra elegida. Muchas veces las riñas duran todo un día y suelen repetirse hasta que el vencido queda fatigado. El vencedor, si la hembra acepta, comienzan a construir el nido que lo hacen con piedras. Cuando no hay suficiente cantidad en la superficie, las buscan en el fondo del mar. Para construirlo cavan un hoyo de 50 centímetros utilizando las patas, luego tapizan el fondo con pajitas, plumas y colocan las piedritas alrededor.
Terminada la tarea de construcción del nido, en octubre la hembra pone uno o dos huevos de color blanco. En ocasiones se han encontrado tres. Machos y hembras se turnan para incubarlos durante 39-45 días. No abandonan nunca el nido porque, si lo hicieran, de inmediato aparecerían gaviotas u otras aves rapaces que se alzarían con el huevo o el pichón. También, cuando llueve mucho, deben mudar sus nidos porque se inundan.
En noviembre nacen los primeros pichones que son grises y tienen plumones muy finos y siempre están muy hambrientos. Se presenta el problema de alimentarlos y como no es posible dejarlos solos, se organiza una especie de grupo de cuidadores que serán los pingüinos viejos y los que han quedado sin pareja, éstos forman un gran círculo con los pichones en el centro, defendiéndolos y cuidándolos mientras los padres corren un largo trecho para llegar al mar y traerles los alimentos, que consisten casi exclusivamente en las distintas variedades de peces que atrapan y tragan enteros, aunque no desechan algún molusco que se les presenta a la vista. Como durante los tres primeros meses de vida, los pichones no pueden digerir totalmente el alimento introducen la cabeza en la boca de sus padres de donde toman directamente el alimento casi digerido, convertido en una pasta blandita (como una papilla).
También en el mes de noviembre llegan los juveniles de un año de vida, que todavía no son adultos pero tampoco pichones, que se habían quedado en el mar y que, en esta época, arriban a las costas para mudar sus plumas. Durante el tiempo en que cambian sus plumas, todavía grises, los jóvenes pingüinos no pueden entrar en el agua por lo tanto se alimentan de lo que deja la marea y de sus reservas de grasa. Cuando termina el cambio de plumaje, ya se parecen a los adultos y están tan hambrientos que van corriendo al mar para alimentarse.
El pingüino magallánico tiene una dieta alimenticia variada aunque prefiere los pulpos, calamares, peces (especialmente sardinas, anchoítas y pejerreyes), el krill y otros crustáceos.
Cuando los pichones crecen y van cambiando los plumones por las primeras plumas y se convierten en juveniles, los padres o  bien otros pingüinos veteranos comienzan a entrenarlos en aguas tranquilas para enseñarles a nadar y atrapar el alimento.
En el comienzo del otoño, abandonan las costas y el grupo más numeroso emigra hacia el sur hacia las aguas antárticas mientras otro grupo más pequeño se dirige hacia el norte, a las costas de Uruguay y Brasil.
Nadan en grandes grupos, a veces saltando y otras flotando. Si están muy cansados hacen la “plancha”, es decir, se dan vuelta en el agua con el vientre hacia arriba como si estuvieran acostados tomando sol. Generalmente, uno de los adultos hace de guía del grupo y avisa al resto si hay algún peligro.
Sus predadores más importantes son el leopardo marino, la orca, el petrel gigante y las gaviotas estos últimos atacan a los nidos y los pichones.
Pero, como en el caso de otras especies, hace unos años el hombre lo llevó al borde de la extinción. Antiguamente, grupos de aborígenes los cazaban para alimentarse con su carne y su grasa y para hacer bolsas con la piel. Más tarde, los colonizadores europeos empezaron a perseguirlos y los mataban para empresas que utilizaban su cuero y su grasa.
Si bien hoy no se los persigue y pueden estar tranquilos en las costas tienen otro problema grave por las mareas negras, es decir, la contaminación del mar por derrames de petróleo producidos por barcos petroleros o bien porque se lavan sus tanques en el mar arrojando en él los restos de combustible.
A veces pueden avistarse pingüinos empetrolados en las playas de Comodoro y de Caleta Olivia. Si un pingüino se mancha con petróleo se rompe la impermeabilidad de su plumaje (que no permite pasar el agua y además mantiene la temperatura de su cuerpo). Entonces, el agua fría toca la piel por eso, al tener frío salen del agua, al salir no pueden alimentarse y, al limpiarse, tragan el petróleo y se intoxican. Esto sucede en nuestras costas, cercanas a las zonas petroleras, cuando en su viaje migratorio hacia aguas más cálidas se encuentran con una mancha de petróleo en el mar. No obstante, si se realiza la operación de salvataje a tiempo, limpiándolo de todas las manchas,  el animal volverá al océano. Pero si ya hace varios días que se encuentra impregnado del mineral, a pesar del tratamiento, no se apartará de la orilla y morirá allí.







ESTE CORTO VIDEO MUESTRA LA ANTÁRTIDA DESDE LA PERSPECTIVA DE UN PINGÜINO

video