Páginas vistas en total

FONDO MARINO

FONDO MARINO

Mapa visitantes del mes

Translate

lunes, 25 de noviembre de 2013

MAMÍFEROS BALLENAS






MAMÍFEROS: BALLENAS

Ficha Técnica: Ballena Franca Austral (Eubalaena australis)
¿Dónde se encuentran? Hay dos especies, una en el hemisferio norte (ballena franca del norte o ballena vasca) que se ha cazado tanto durante siglos que está casi extinguida y otra especie que está en el hemisferio sur (ballena franca austral) en aguas templadas y polares.
¿Qué tamaño tienen?: Llegan a medir hasta 18 metros de largo. Los machos miden 12 metros aproximadamente y las hembras, que son más grandes, entre 13 y 14 metros. Pesan entre 30 y 40 toneladas (un peso equivalente a 500 hombres de 70 kilogramos todos sobre una balanza). Las crías al nacer miden 5 metros y medio de largo y crecen un metro por mes.
¿Cómo son sus cuerpos?: Deben su nombre a que nadan lentamente y flotan después de muertas, por ello, los balleneros las consideraban las más fáciles (“francas”) de cazar. A pesar de que son mamíferos y, por lo tanto, no son peces, sus cuerpos están adaptados para vivir en el agua por eso tienen forma hidrodinámica. Comienzan con la cabeza y terminan con la cola y sus extremidades están transformadas en un par de aletas pectorales que les ayudan a nadar. Su cola o aleta caudal les sirve para impulsarse por el agua.
Su cabeza es chata, sin orejas y carecen de dientes, en su lugar tienen enormes filas de placas óseas (llamadas barbas) que miden aproximadamente 3 metros de largo y con las que filtran del agua el plancton del que se nutren. Su cuerpo, envuelto en una capa de grasa, es grueso de color azul oscuro con marcas blancas en la parte del vientre y carece de aleta dorsal.
Tienen la boca en forma de arco y los ojos están situados por debajo de ella, más cerca de la zona del vientre que del lomo por lo que parece que nadaran boca arriba.


Poseen callosidades blancas sobre su cabeza que son áreas de piel endurecida cubiertas por percebes y piojos de mar. El callo de mayor importancia por su tamaño es el "bonete" ubicado en la punta del hocico.
Al ser mamíferos respiran por los pulmones. Por eso, no pueden tomar el oxígeno del agua como los peces sino que exhalan y toman el aire cada vez que salen a la superficie. En toda la zona dorsal de su cabeza poseen orificios (espiráculos) que les sirven para respirar.

¿Cómo viven?: Cuando llega la hora de comer, nadan con la boca abierta. De ese modo, les entra mucha agua y alimento diseminado. Luego cierran la boca expulsando el agua con la lengua y en las barbas quedan retenidos los pequeños animales dispersos, las algas y el plancton que finalmente tragan.
Las ballenas se comunican entre sí a través de un canto o bramido que puede escucharse a una distancia de varios cientos de metros y puede oírse bajo el agua. Con estos sonidos se informan de la presencia de objetos, presas o posibles enemigos y para reconocerse entre los miembros de la misma especie. La mayoría de los sonidos que emiten son por la noche porque, con la oscuridad, no pueden localizar visualmente a sus crías y, entonces, lo hacen a través del oído. En cambio, con la claridad del día las pueden ver a través de las aguas marinas. 
Otra forma de comunicarse es mediante los saltos que dan fuera del agua. Sostienen diversos juegos: cuando hay viento, se colocan con la cola afuera del agua y la dejan así durante varios minutos hasta que el viento sopla y las arrastra hasta la costa como si fueran veleros. También juegan con los delfines, lobos marinos o sus  crías mientras nadan.
De todo el hemisferio sur eligen la zona de Península de Valdés en Chubut para reproducirse, es decir, aparearse y tener sus crías. Todos los años llegan allí a fines de mayo, son como cuatrocientas. Aquí es donde se realizan los famosos avistajes que consisten en observar directamente a las ballenas en su ambiente natural. Se quedan hasta mediados de diciembre cuando parten con sus crías en busca de aguas más frías y de alimento.
Los machos galantean a las hembras y realizan una danza para el cortejo. Las hembras hacen círculos en el agua y, muchas veces, eligen más de un macho para aparearse. El embarazo dura un año. Al final nace una cría llamada ballenato. Como deben cuidarla durante un año entero, tienen crías cada tres o cuatro años. Dan la leche a sus crías y son muy cariñosas y juguetonas con ellas.
Aunque las orcas son sus enemigos naturales, sus principales adversarios han sido los hombres debido a sangrientas cacerías que disminuyeron notablemente su población. De alrededor de 100.000 ballenas francas australes hoy apenas quedan 4.000.
Con sus barbas, antiguamente, se hacían las “ballenas” que sostenían los paraguas, corsés y los cuellos de las camisas (las famosas “ballenitas”); con su grasa se hacían velas, lápices y perfumes; con su esqueleto se hacían fertilizantes; con su piel, filetes y conservas y con su hígado se extraía aceite.
Aunque es ilegal su captura todavía se atrapan barcos intentando su caza. La mejor manera de proteger esta especie o cualquier otra es no comprar ningún producto que se obtenga de su cuerpo.
La duración de la vida de la ballena franca aún es una incógnita, pero se presume que podría vivir entre 50 y 70 años.